miércoles, 21 de diciembre de 2011

"Sorbas Oh la lá..." Menu del Chef Alain


Después de un lustro sin ir por Sorbas, el Flash, aprovechando el puente de La Inmaculada Concepción, marchó hacia tierras almerienses para maravillarse de nuevo con el Karst de Yesos de Sorbas. Paraíso subterráneo único. La expedición salió el Miércoles y lo formaron Gon "Limpio" ( que organizó la salida), Luis, Marta, Cali, Txema e Inma y los Senucos.

Nuestra querida Alicia nos gestionó desde Almería un espació único para pernoctar en la parcela de un amigo. Un amigo dueño de un bar curioso, surrealista... " Bar de la 3ª edad" donde desayunaríamos y cenaríamos todos estos días "como en casa", con un millón de anécdotas divertidísimas y muchas risas.

El jueves por la mañana nos esperaba puntual nuestro superhéroe francés. Alain nos preparó un menú digno del presidente Ronald Reagan o George Bush "padre". Nos consta que el Chef Alain ya preparó otrora suculentos menús a grandes presidentes internacionales, pero ahora, cambiado el delantal y la sartén por el mono y el casco, lo que prepara son menús espeleológicos en una cocina de 1500
"agujeros" simplemente exquisitos.
El primer plato que nos preparó el Chef Alain fue una visita al Sistema de La Cueva Del Agua. Junto con unos amigos del grupo de Trabajo de Sorbas, hicimos una travesía "seca" , entrando por la 21. Una maravilla llena de detalles, divertidisima, en la que hay mucho que ver... siempre con "el culo p´atras", por si acaso.
Tras salir de la travesía y con muchas ganas de agua fresca, nos dirigimos a la surgencia de Las Viñicas, a ver la zona mojada, donde algunos valientes se pegaron un frío chapuzón.
Por la tarde-noche el Chef Alain nos mostró una de las maravillas que tiene guardadas en la cocina. Maravilla que degustamos pacientemente, con formaciones preciosas... de esas que no se olvidan.
El viernes, ya sin Alain, volvió el G.E. Flash a la Cueva del Tesoro. Uno nunca se cansará de contemplar sus largos e interminables meandros que se estrechan cada vez más, la maravillosa Galería de los Cristales, y ya por último antes de salir, la Galería de los Espejos. Volvimos a perdernos a la salida... y una vez en la higuera salimos cómo no " por la derecha que por izquierda te despeñas"
Por la tarde, movidos en una clara dirección por una fuerza sobrenatural ( Alberto, Carmelo, Lupos), visitamos otro clásico en Carboneras: Bar La Frontera. Tubo de cerveza, atún plancha, patitas de pulpo...

El sábado, Alain, ese loco chef francés de 68 palos, que salta como un gato por las bocas de las simas, con una ilusion de un chico de 15 años, nos tenía preparado un plato fuerte.
Tras quedar como los anteriores días en el "Bar El Suave", Alain nos lleva hacia su quesito de gruyère, donde con generosidad y orgullo nos abre la puerta a sus exploraciones y descubrimientos, y nos enseña unas cavidades pequeñitas, pero con espeleotemas únicos.
Por la tarde-noche, Alain sigue encabezonado en que veamos más y más, no quiere que nos vayamos de Sorbas tal cual... que ya hubiera sido bastante. Y como quiere dejarnos boquiabiertos, este chef francés que dio de comer a unos cuantos presidentes de EEUU, nos pierde por en medio del Karst al mando de su Renault vintage, y nos mete por una sima lejana, todavía a salvo de las máquinas de la cantera ... una sima de una belleza abrumadora, de una delicadeza tal que cualquier comentario faltaría a la verdad. Efectivamente, con la boca abierta nos quedamos...tuvimos la sensación de ver algo que poca gente ve. Algo delicado, algo que contar y enseñar... pero a la vez algo que proteger y cuidar.

Con la emoción nos fuimos como cada noche a cenar "a casa", al bar de "Patt Cangrejo" , con la mejor de las compañías. Y de allí al "Ok corral"... a tomar unas copas como cada noche en la carpa de Luis, a reir recordando anécdotas pasadas... a reir creando algunas nuevas, a contar chistes.

Del Bar de Patt recordaremos a toda su parroquia. Cómo no, al mismísimo Patt, su bate y su mujer; a Bigotardo y sus patadas en el baño, a Batracio y su arte poniendo cafés, a la señora Limonero y sus cambios de look, y por encima de todos al "gran" Jaquita.

Todo esto no hubiera sido posible sin la ayuda de un montón de gente. En primer lugar, Alicia y Alain, con gente como vosotros merece la pena hacerse chorrocientos kilómetros; nuestros amigos del Grupo de Trabajo de Sorbas (que muy amablemente nos han invitado a participar en sus exploraciones), Cecilio, Juan Luis e Isa; a El Padrino, a mi amigo José y Jimena, al hombre que salvaron Cali y Alain en la carretera, al poney y a los perros comebocatas, y al turrón de crema catalana con drogaína.
A todos muchas gracias, a todos un millon de besos y cariñosísimos abrazos.

"¿Quién come en la barra más baja del bar?
es jaaquiiita!!!
es chiquitito y se va a camuflar
es jaaquiiita!!!
tiene un poney y va a cabalgar
es jaaquiiita!!!"

Senén Feito.

sábado, 30 de julio de 2011

Que siga la espeleo (sobre locales y búsquedas)

Han sido muchos los comentarios realizados y lo escrito sobre nuestro aquel querido local de la avenida de los poblados. Pero ahora creo que es justo escribir este pequeño comentario como homenaje al local que acabamos de dejar.
Caminando por el barrio de Campamento paso junto al solar de la avenida de los poblados donde se encontraba el antiguo local del Flash y el bar de Serafín. Junto al almacén de materiales de construcción esto es lo que queda: un solar. Entre el cemento, la arena y la vegetación que ha crecido se me ocurre pensar si andarán por allí aquellos carros de diapositivas y otros cacharros que decidimos abandonar en nuestro último viaje de mudanza…Todos añoramos aquel entrañable espacio que ocupa un lugar único en los recuerdos del Flash.
Tras no mucho más caminar llego al local de la calle Mirueña. Después de ocho años entre sus paredes ha llegado el momento de un nuevo cambio. El recuerdo imborrable del local de los locales no dejaba que este cuartucho nos resultara familiar. Pero no cabe duda que este humilde local también ha calado hondo en el corazón de los flasheros ¿O acaso no recordáis cuando levantamos aquel tabique bajo la supervisión del maestro de obra Deivid O’Haramill, o las ingeniosas reformas que Juan Padre y Petina hicieron después? O aquella frase utilizada siempre como respuesta ante cualquier propósito de realizar alguna pequeña obra o ñapa: ¡Total, si no vamos a vivir aquí!Y qué bien se aparcaba y qué bien apañado lo teníamos; aunque pequeño y discreto, cuando abríamos la puerta en veranito era el local más grande de la zona, con su jardín y sus bancos… ¡De lujo!
Con tristeza, pero con paso firme, decimos adiós al local… En los tiempos recientes, y a falta de subvenciones de las que disfrutábamos años atrás, hemos decidido emplear el poco dinero del que disponemos en asuntos más prácticos y que permitan a nuestro grupo seguir funcionando como siempre. Por ello nos hemos visto obligados a abandonar nuestro local de Mirueña y lanzarnos a la búsqueda de “locales económicos o gratuitos”. Es el precio que tenemos que pagar por practicar un “¿deporte?” como es la espeleología, excéntrico, minoritario, marginal… No sé cómo calificar a nuestra querida espeleo, pero lo que sí parece es que se aparta un tanto de cualquier llamado deporte, e incluso de los “deportes de aventura” al uso, tan de moda en estos días…
Entre las opciones que hemos encontrado en este camino de búsquedas (ayuntamientos de localidades cercanas, locales de otros grupos compañeros para compartir) el destino ha querido que no abandonemos el barrio, donde siempre hemos estado (siempre = ¡32 años!). Así, las paredes que ahora serán testigo de nuestros encuentros, de nuestras ilusiones y nuestros planes de aventuras, se quedan en el barrio de Aluche. Donde a los que aún siguen en el Flash les saludan cada día en una calle cualquiera… o, incluso, en el propio local, compañeros de otras asociaciones que también comparten sus ilusiones en este espacio, como nosotros.
Aquí os esperamos, en el local de la Asociación de Vecinos de Aluche, los martes, como siempre, a los que queráis hacernos una visita.

Jose “Hevia”

viernes, 3 de junio de 2011

El regreso a Los Chorros del Río Mundo. 28-05-2011

Tras una semana Santa de actividad espeleologica y de barrancos en la sierra de Castril, volvimos a encaminarnos hacia el sur el pasado fin de semana.
Hacía ya mucho tiempo desde la última vez que entré en la Cueva de Los Chorros, aunque la sensación de fascinación fué la misma que la primera.
En esta ocasión el viaje salio redondo; por encontrar varios sitios donde pernoctar, por el tiempo que nos acompañó durante todo el fin de semana, y sobre todo porque esta vez el sifón Vera no se resistió.
La incursión fué redonda puesto que alcanzamos más objetivos
que los que en un principio nos habíamos marcado; lago azul, lago largo, río blanco, sifón Vera e incluso descubrimos las galerias secas por el paso Grau, lo que sin duda nos facilitará el  planteamiento de acceso en futuras visitas.
El colofón de la salida lo puso la entrada el domingo a la cueva del Farallón, a la que tenía especial interés por visitar. Cueva corta aunque espectacular. Basta pararse un momento en alguna de las varias salas repletas de formaciones para contemplar algunas realmente fascinantes.




Carlos Beltrán.

martes, 29 de marzo de 2011

Simeando por la zona centro.

 En estos meses invernales de lo que va de año, como de costumbre, nos
 hemos dirigido en varias ocasiones a la zona centro, con el objetivo de
 pasar unos buenos ratos y curtirnos espeleológicamente un poco en estas
 simas, para que, cuando llegue época de actividades más ambiciosas, no
 nos pille el toro. Que a algunos nos cuesta cada vez más recuperarnos del sedentarismo y agarrotamiento invernal…

 
 En un soleado fin de semana del mes de enero, que resultó ser uno de los
 más fríos de este invierno, nos dirigimos a la zona de Villanueva de
 Alcorón, y visitamos la Sima de La Cierva. Valsalobre estaba solitario.
 Sólo encontramos unos ciervos y alguna liebre saltarina… Sin embargo, en
 otro finde del mes de febrero, nos debimos poner todos de acuerdo:
 repartidos por el bosque de Valsalobre andaban espeleos de Geológicas,
 Grupo Viana de Guadalajara, Grupo de Espeleosocorro de la FME, miembros
 de la Escuela Madrileña de la FME, los del Flash… Acabamos bajando los
 bonitos pozos de la Z-3. Por último, hace unos pocos fines de semana
 visitamos la sima SG-4 en el cañón del Río Lobos (Soria), con una cena
 agradable con los compañeros de Espeleominas, que se encuentran
 explorando la zona próxima a Santa María de las Hoyas…

 Y es inevitable, cada vez que descendemos por estos pozos recordar
 nuestros inicios. Antes nos parecían grandes e interminables abismos.

 Ahora nos siguen dando mucho respeto, aunque hayan pasado a ser
 actividades muy asequibles. El componente de aventura sigue existiendo y
 es un buen momento para practicar la técnica y otras cosas que no nos
 atreveríamos a probar en situaciones más comprometidas. Y aunque las
 sensaciones sean diferentes a las que sentíamos antaño, el espíritu
 vuelve a casa como siempre, con un subidón que nos mantiene felices los
 primeros días de la semana, mientras pensamos en la siguiente…

 Que viva la espeleo castellana!!

 Y me permito el lujo de dedicar este comentario a quienes me ayudaron a
 bajar mis primeras simas. Gracias Ricardo, Pepito, Largo y Estrada.
 Gracias a vosotros la MZ-21 y el Sumidero del Campo siguen teniendo para
 mí un encanto y un misterio que aún no se ha borrado en posteriores
 visitas.

 Texto: Jose “Hevia”
 Fotos: Richi y Fran “Cartuli”