miércoles, 20 de enero de 2016

¡A Valsalobre!

¿La Cierva? ¿Bustal III? … Si da igual, ¡son excusas para juntarnos y salir unos días a visitar nuestro añorado subsuelo! Como todos los inviernos, aunque haga frío, nos gusta acercarnos a este paraíso, a este páramo solitario, y caminar por ese bosque encantado al encuentro de las simas. El fin de semana elegido para la cita decían que iba, por fin, a hacer frío en este ya avanzado invierno: ¡unos 5 o 6 grados bajo cero!… ¿Frío? Para lo que suele caer en estos páramos y en estas fechas… No sé yo…


















Así, con el ambiente “tan fresco”, la ropa de abrigo comenzaba a sobrar una vez dentro de las simas… Y abajo del todo tertulia y alguna que otra foto, un poco de comida y de bebida… ¡qué bien se está aquí dentro!


















Una vez repartidas las tareas, a unos les tocó desinstalar la cavidad y a otros ir los primeros hacia arriba. Ya en el exterior, contemplábamos impresionados el extenso cielo repleto de estrellas y con una luna a medio hacer; y, total, moviéndonos un poco, el frío no era para tanto… ¡Qué bien se está aquí fuera! Si es que somos unos privilegiados… ¡Hasta pronto, bosque encantado!