martes, 9 de diciembre de 2008

CRÓNICAS MURCIANAS (Parte final)

07/12/2008: Sima de la Higuera.

La Sima de la Higuera, localizada en el término de Pliego (Murcia) requiere permiso del Ayuntamiento para ser visitada. La boca está cerrada con una verja, por lo que es necesario recoger la llave en el pueblo (en nuestro caso fue en un céntrico bar).

La localización de la boca la hicimos gracias a un preciso “track” de GPS que nos pasaron nuestros amigos del Katiuskas. Una higuera delata y da nombre a la sima, y sus enormes raíces nos acompañan hasta el final del primero de los pozos. Según descendemos, los pozos se estrechan un poco, lo que provocó algún enganchón que otro a la salida.

Al llegar abajo, te encuentras en la “Sala de la Reunión”, una amplia sala en la que aprovechamos para comer y quitarnos los “hierros”. Continuamos por una serie de galerías estrechas, hasta una gatera bastante espectacular, porque sales de ella en la parte superior de un meandro desfondado. Un poco más adelante se comunica con un lago, que hay que pasar por los lados, teniendo mucho cuidado para no mojarse más allá de la rodilla. Tras el lago, pasamos por una galería muy curiosa con forma de intestino. Un poco más adelante llegamos a la “Sala de los Fantasmas”, plagada de preciosas estalagmitas con forma de fantasmas unas, y de cipreses otras. En esta sala estuvimos un buen rato, haciendo fotos. Continuamos un rato más, por una galería grande y caótica antes de dar la vuelta.

lunes, 8 de diciembre de 2008

CRÓNICAS MURCIANAS (1ª parte)

06/12/2008
¡Pues sí señor!. Aprovechemos el Puente de la Constitución...¡vámonos para las tierras cálidas de Murcia!.
...y así fue. Dicho y hecho; cogimos los bártulos, y establecimos nuestro centro de operaciones en el refugio que la federación murciana tiene en Cieza (¡muchas gracias, amigos murcianos). Allí coincidimos con gente de club segoviano Jaspe. Muy majos estos chicos, por cierto.
El día de la Constitución, decidimos celebrarlo a nuestra manera: ¡qué mejor que ir a la mítica Sima del Pulpo! Tras superar las gateras de la “Jota”, la “Supermán” y la “Musical” visitamos la “Sala de las Maravillas” (sin palabras) y los “Tubos de Nicolás”, disfrutando de su enorme profusión de espeleotemas de color amarillo y naranja. Después atravesamos la arenosa “Sala del Desierto” en búsqueda de la “Gatera Aérea” que nos da paso a la zona “Niágara”. Poco a poco, la cueva se va estrechando, hasta llegar a la increíble zona del “Pulpo Blanco”: espectaculares galerías tan blancas que parecen de sal. Continuamos descendiendo las estrechísimas gateras en busca de los restos del lince de las cavernas... ¡Un gran día para recordar!