lunes, 2 de febrero de 2009

LAS TAINAS DE MATARRUBIA (31-01-2009)

Por José L. Izquierdo.
Con este invierno que estamos teniendo da un poco de pereza arrancar y decidirse a salir de espeleo. Pero por fin este pasado fin de semana lo conseguimos. A pesar de las previsiones meteorológicas, que invitaban más a quedarse en casa con los amigos y a ver fotos y hacer planes para cuando esto pare (si es que lo hace alguna semana de éstas, la cosa está complicada), Edu, Jorge y yo nos dirigimos a tierras sorianas, en concreto a nuestro querido cañón del Río Lobos. El objetivo era entrar en la sima de Las Tainas de Matarrubia, todo un clásico que hacía tiempo no visitábamos. La noche del viernes la pasamos en el casetón. El sábado se levantó gris, lluvioso y con un aire molesto. Os podéis imaginar lo bien que se estaba dentro del saco y las ganas que teníamos de salir… Poco a poco nos fuimos animando y preparamos el material en el anexo del refugio, para perder el menor tiempo posible en la boca de la sima. Una vez en la torca de entrada, mientras nos terminábamos de equipar, el tiempo nos dio un poco de tregua y la intensidad de la lluvia bajó bastante. Ya en el interior, el clima cambió de forma radical ¡qué bien se estaba dentro! Las galerías inferiores estaban más vivas que nunca. Los dos P8 de los extremos inundados, los gours a tope de agua, las banderas y las estalactitas goteaban sin parar... ¡Qué maravilla! Cuando salimos, el tiempo nos cuidaba una vez más dejando que nos cambiáramos a gusto y contempláramos la belleza del paisaje del sabinar con el cielo lleno de nubes negras, negras, negras; pero hasta había algunos claros… Al día siguiente la nevada que anunciaban llegó, pero afortunadamente no madrugó. Nos dejó salir del refugio y conforme avanzaba la mañana se fue haciendo más intensa. Abriéndonos paso entre la cortina de copos de todos los tamaños no dejamos de visitar las surgencias de El Manadero y La Honseca. Imaginad el espectáculo del agua saliendo a borbotones…
La zona centro, como de costumbre, no nos defraudó. Bueno, nunca pensamos que lo hiciera.
Viva la espeleo en Soria!!